España y el “boom” en el sector de la energía solar

Si miramos la lista de países europeos que se han sentido atraídos por la energía solar durante los últimos años, no podemos pasar por alto España. Ningún otro país está experimentando un auge fotovoltaico tan alto. España bate el récord de capacidad recién instalada año tras año. Por ejemplo, desde 135 megavatios (MW) en 2017 hasta un total de 551 MW en 2018. Y las últimas previsiones también son impresionantes, mostrando un aumento adicional en 2020 con 4,9 gigavatios (GW) de servicios recién instalados. Esto significa que, para finales de 2020, el país tendrá una producción fotovoltaica total de 8,7 GW. Pero, ¿de dónde viene este fuerte crecimiento? Una perspectiva del mercado:

Hace unos años, no nos imaginábamos que España se establecería como uno de los líderes del mercado europeo en la nueva década. Las dificultades en el sector español de las energías renovables fueron demasiado graves debido a la reducción de la tarifa de alimentación. En 2012, el gobierno español paró casi por completo el sector de la construcción. Sin embargo, antes de ello, el país era uno de los pioneros en cuanto a energía solar en Europa. Finalmente, la caída del mercado, también dejó huella aquí.

Hoy en día, la situación ha cambiado y todo indica que esos obstáculos han sido superados. El hecho es: España es, hoy en día, uno de los mercados solares de Europa más interesantes y actualmente está experimentando un gran aumento de proyectos fotovoltaicos a gran escala en diferentes sectores – desde acuerdos de compra de energía (PPA) hasta el comercio y autoconsumo. Por lo tanto, el país está en camino de convertirse en uno de los mayores mercados fotovoltaicos de Europa.

La razón del crecimiento

El comienzo del gran incremento en energía solar fue iniciado por la abolición del impuesto de electricidad y la obligación de por parte del estado de cambiar completamente a energía solar y electricidad renovable para 2050. Además, ha habido reducciones de precios en los últimos años seguidas de menores costos de producción y mejores condiciones en el marco del autoconsumo, así como la eliminación de tarifas y cargos.

Este aspecto se ve reforzado por el hecho de que la energía fotovoltaica se está convirtiendo cada vez más en la tecnología líder del siglo XXI y ya está compitiendo con las fuentes de energía convencionales y, por lo tanto, muy competitiva. Al fin y al cabo, las energías renovables ya producen electricidad de manera mucho más rentable que los combustibles fósiles, y al mismo tiempo, son la clave para una transición energética exitosa. Por lo tanto, el beneficio económico de los sistemas fotovoltaicos está garantizado en cualquier caso.

Estos desarrollos son muy prometedores y se ajustan perfectamente a los planes de España: un país que tiene una de las mejores condiciones para la energía solar en Europa y, por lo tanto, un gran potencial de crecimiento para la industria. Esto también se ve confirmado por las cifras y estadísticas de la  SolarPower Europe: en su escenario medio, la asociación espera una capacidad de 8,8 GW de capacidad recién instalada para 2022. La capacidad total se estimará en 14,6 GW a finales de 2022. Esto convertiría a España en uno de los 15 principales mercados solares a nivel mundial en términos de la expansión prevista de los sistemas fotovoltaicos.

El objetivo aún no se ha alcanzado

España tiene posibilidades realistas de alcanzar sus ambiciosos objetivos climáticos; en cualquier caso, las condiciones están ahí. El promedio de radiación solar anual está alrededor de los 1,700 kWh / m². En comparación: En el sur de Alemania es de solo 1,150 kWh / m². Eso corresponde a un rendimiento adicional de aproximadamente un 50 por ciento.

Pero España todavía tiene que ponerse al día. Hasta ahora, se han instalado poco menos de 8,7 GW de PV, mientras que, en Alemania, donde el sol es más pobre, pronto alcanzaremos los 52 GW. Pero España tiene planes y puede compensar rápidamente el "tiempo perdido" o la energía fotovoltaica instalada perdida. Según el gobierno, se agregarán alrededor de 3 a 4 GW cada año.

Autora: Annika Bloem (Oficial de Prensa)